miércoles, enero 04, 2006

EZLN : La Otra Campaña para escuchar, hablar y acordar desde abajo y por la izquierda

Ricardo Martínez Martínez
Rebelión


La Otra Campaña arrancó. Miles de mujeres y hombres, jóvenes en su mayoría, con el rostro cubierto por pasamontañas, tomaron la plaza de San Cristóbal, espacio legendario de manifestaciones indígenas pacíficas y lugar donde exactamente 12 años atrás una generación de zapatistas, armados de verdad y fuego, lanzaban su manifiesto a la nación por libertad, democracia y justicia.

La historia es sabia y, de nuevo, a los más pequeños, los indígenas del estado de Chiapas, los pone en un nuevo derrotero: La esperanza ante el futuro negado, la rebeldía insurrecta en el sendero estrecho de la “cladestinidad pacífica”, fuera del circuito de la clase política, pero ejerciendo el derecho a la libre organización, asociación y autodeterminación. Ahora no van solos como en aquél amancer de 1994, sino que van acompañados de organizaciones políticas de izquierda, sociales y populares para andar en un mismo paso, abajo y a la izquierda.

Leer completo

sábado, setiembre 03, 2005

La Sexta, ética y horizonte histórico

Ricardo Martínez Martínez
Rebelión

(...)

Las fases del zapatismo

El EZLN es un sujeto político esencialmente indígena que durante los años de su conformación se fue clarificando una visión del mundo a partir de experiencias propias y recientes, como de aquellas de perspectiva histórica de “larga duración” que datan del inicio de la conquista española de América y que, como dice el filósofo Bolívar Echeverría, “es un proceso que todavía no termina”, por lo que la rebelión zapatista muestra su “inacabamiento” al representar una oposición radical a la dominación que inició en el siglo XV, vía el capitalismo temprano trasatlántico y que en su fase actual de desarrollo en todo el planeta se le ha llamado mundialización o globalización neoliberal.

(...)

Leer Completo

miércoles, agosto 24, 2005

Marcos, el anticapitalista

José Blanco
La Jornada

Según dice el propio Marcos, sus críticos no acaban por entender su última teorización sobre el movimiento y programa del EZLN (la otra campaña). Las críticas parecen decir que, para Marcos, quienes participen en la otra campaña pueden votar por un partido o por otro, o por un candidato o por otro, abstenerse de votar o no abstenerse, o todo lo contrario: en una palabra, nadie parecería entender el significado de votar por el PRI, por el PAN, o por el PRD, y al mismo tiempo ser un miembro activo de la otra campaña.

En los hechos, supongo, Marcos no esperaría que alguien que vote PRI o PAN también ande en la otra campaña. Sin embargo, hace tabla rasa de los tres principales partidos y dedica rudas críticas particulares al PRD y a sus personajes centrales, Cárdenas y López Obrador, y cree que el tabasqueño sería un presidente especialmente autoritario.


Leer Completo

lunes, agosto 22, 2005

Releyendo la sexta

Enrique Pineda y Pablo Reyes
Rebelión

Una nueva etapa del zapatismo ha comenzado; la Sexta Declaración de la Selva Lacandona abre otro horizonte de lucha. Horizonte que paradójicamente no se vislumbra entre más alto sea la mirada, si no que se encuentra cuando los ojos buscan por lo bajo.

Desde la marcha del Color de la Tierra en 2001, el EZLN ha actuado, como ellos mismos han dicho, de manera muy cuidadosa frente a la agenda nacional. Lenta, silenciosamente, construyeron durante todo este tiempo la autonomía y autogestión de facto: los Caracoles Zapatistas. Este ejemplo de alternativa de vida que le ha dado la vuelta al mundo. Son visillos a través de donde se imagina verse ese otro mundo.

Leer completo

miércoles, agosto 17, 2005

La foto rota

Luis Hernández Navarro
La Jornada

(...)

La distancia entre los rebeldes y el cardenismo comenzó, sin embargo, no nueve años después del encuentro en el que se tomó la fotografía, sino a las pocas horas. El día del retrato los zapatistas se reunieron con una delegación amplia del PRD y pactaron el inicio de una "relación formal fundada en la solidaridad y el respeto mutuo". Alejandro Encinas y Jesús Ortega firmaron un comunicado con el anuncio. Momentos después, Porfirio Muñoz Ledo, presidente del partido del sol azteca, desautorizó el pacto. Desde ese instante los desencuentros fueron cada vez más frecuentes y graves.

(...)

Leer completo

sábado, agosto 13, 2005

Los interrogantes de la Sexta

Gilberto López y Rivas
La Jornada

La Sexta Declaración de la Selva Lacandona plantea cuestiones de fondo que deben ser analizadas en los próximos meses, más allá de protagonismos, llamadas de atención por el estilo directo del zapatismo en el debate, y reclamos por agravios de supuestas víctimas o de sus defensores de oficio.

Preguntas repetidas fuera y dentro de México son: ¿de qué manera las autonomías indígenas, que abren la puerta a una nueva forma de gobernar desde abajo, con la participación de todos y todas, sin intermediarios ni burocracias, pueden ser la base de transformaciones nacionales e internacionales? ¿Cuál podría ser la forma organizativa que asuma la resistencia mexicana (y latinoamericana) frente a la globalización capitalista, capaz de lograr en nuestra patria incluso un nuevo poder constituyente? ¿Cuáles pueden ser las características de un proyecto viable de desarrollo nacional y de inserción internacional equitativa en las actuales circunstancias de creciente subordinación del país a Estados Unidos? ¿Cómo enfrentar con éxito una elite política que mantiene secuestradas todas las instancias de representación nacional popular y cuyo único ofrecimiento real es la alternancia de partidos en esa representación?

Leer completo

viernes, agosto 05, 2005

EZLN, un viraje positivo

Octavio Rodríguez Araujo
La Jornada

Se habla de que en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona hubo un viraje en relación con las anteriores. Así dicho es impreciso. Sí hubo un viraje, pero sólo hacia las Primera y Segunda declaraciones, lo cual me parece positivo.

En la Primera se habló, a mi juicio exageradamente, de "dictadura" y de deponer "al dictador". Sólo una concepción muy laxa de dictadura permitiría este calificativo para un régimen que, ciertamente, fue muy autoritario, pero en el que había relativas libertades de expresión, asociación y tránsito. En otros países estas libertades no existen y aun así muchos de izquierda no los califican como dictaduras. Pero esto, como quiera que sea, no era lo más importantes de la Primera, sino la estrategia planteada. En aquella Declaración el EZLN se proponía avanzar hacia la capital del país venciendo al ejército federal mexicano, protegiendo en su avance liberador a la población civil y permitiendo a los pueblos liberados elegir, libre y democráticamente, a sus propias autoridades administrativas. Esto es, el EZLN liberaría, con los pueblos, a los pueblos (aunque suene a juego de palabras) e, indirectamente, se hablaba de la toma del poder, no necesariamente por parte de los zapatistas, pero sí de los pueblos liberados.

Leer completo